Asistir este año  al Mobile World Congress  conlleva una satisfacción muy superior a la de ediciones anteriores. No sólo porque podemos  volver a circular por pasillos donde tener la sensación de estar paseando por el futuro sino porque además significa que hemos podido coger un avión y formar parte de la tan añorada presencialidad. Si a eso le añadimos que el reencuentro con nuestras anteriores costumbres nos permite recorrer Barcelona al salir del Congreso podemos y debemos sentirnos personas realmente afortunadas.

    Barcelona es una ciudad ideal para perderse por sus calles, que nos permite unir playa y montaña,  que nos regala la posibilidad de comer una paella a pocos metros del mar…Es un lugar en el que, dejando atrás las restricciones por el Covid, vuelve a ser posible disfrutar de la cultura durante el día y de una muy buena oferta de ocio por la noche.  Por supuesto que tras una agotadora jornada ferial podemos caer en la tentación de retirarnos a nuestra habitación del hotel pero nuestro consejo es no perder la posibilidad de aprovechar la visita y disfrutar de las muchas posibilidades que ofrece la ciudad condal.

    Hablar de cultura en Barcelona, es hablar sin duda de la magnífica huella de Antoni Gaudí en la ciudad: la Sagrada Familia, la Pedrera, el Parc Guell… se han convertido en lugar de peregrinaje para millones de personas. Optar por cualquiera de estas opciones, será sin duda un gran acierto. Pero uno debe ser consciente que la ciudad está llena de mil joyas que nos pueden hacer disfrutar del Arte escrito en mayúsculas. Muy recomendable acercarse al trabajo de otro arquitecto que recientemente ha visto como su obra pasaba a ser considerado como Monumento Histórico Artístico y declarado Patrimonio Mundial por la Unesco. Hablamos del Recinto Histórico de Sant Pau y de Doménec i Muntaner.Una obra permanente que nos acerca a la obra de uno de los grandes referentes del Modernismo.  En cualquier caso la ciudad ofrece muchas otras posibilidades, como el MNAC, el CCCB o, en una línea muy distinta, el Museo del Barça que atrae a los aficionados del fútbol de tal manera, que convierten a éste en el museo más visitado de Catalunya.

    Un paseo por el casco antiguo de la ciudad puede resultar apasionante: Las Ramblas, la Iglesia de Santa María del Mar, la Plaça Reial… Todos son lugares perfectos para visitar. Algo que no debemos perdernos tampoco, es un recorrido por el Mercado de la Boquería. Situado en pleno corazón de Las Ramblas, este mercado nos ofrece la posibilidad, no sólo de comprar en cualquiera de las paradas que nos encontraremos, sino también formar parte de la colección de seguidores de los diferentes bares y restaurantes que se encuentran dentro del recinto. El más conocido, sin duda, es el famoso Pinocho, donde es obligado acercarse a la hora del aperitivo a tomar una copa de cava acompañada de cualquiera de las magníficas tapas a las que podemos tener acceso.

    La oferta gastronómica y de ocio de  Barcelona es realmente magnífica. Aunque arrastrando lo que han sido unos meses duros para el sector, los Restaurantes y Bares  que han podido sobrevivir a estos meses de incertidumbre, han vuelto con fuerza dispuestos a recuperar el tiempo perdido. En función de las ganas y de las posibilidades económicas, uno puede dejarse llevar por cocinas que han sido seleccionadas con estrellas Michelin, por lugares emblemáticos de la gastronomía catalana, por hacer una apuesta por el siempre apasionante mundo de las tapas o establecer como preferencia la cercanía del mar y ocupar una de las privilegiadas terrazas donde cenar de primera con la banda sonora de las olas y el regalo de la brisa en el rostro.

    Barcelona es también una ciudad donde el arte de la improvisación puede obsequiarnos con hallazgos de lo más agradables. En este sentido resulta más que recomendable salir sin  destino determinado por el Barrio de Gracia. No solo porque sus calles y sus plazas nos permiten adentrarnos en la vida de la ciudad y sus gentes, sino porque además por todo el distrito se distribuyen una gran cantidad de pequeños y emblemáticos bares y restaurantes donde pararse a tomar un pincho y una cerveza pueden resultar un colofón perfecto a una jornada de trabajo.

    Y si, para acabar el día, a uno le apetece una combinación de luz, de música y de arquitectura, como grandes ejes de un espectáculo único, resulta imprescindible acercarse a las Fuentes de Montjuic.

    Por cierto, coincidiendo con los días del Mobile World Congress,  Barcelona acoge una nueva edición del Festival de Pedralbes. Puede resultar una magnífica opción asistir a uno de los conciertos programados. Muy recomendable el cantaor español Miguel Poveda, que actúa el martes 29 de junio, o el de la argentina Nathy Peluso que subirá al escenario el miércoles 30.

    Son solo unas cuentas ideas, pero las posibilidades resultan infinitas. Barcelona ha sido siempre y continúa siendo, una ciudad abierta al mundo, donde el trabajo combina a la perfección con el ocio y la gastronomía. No te marches de la ciudad sin comprobarlo.

    dylunio
    C/ de l’Or, 38, entlo. 08012 Barcelona- España
    +34 93 645 29 92
    info@dylunio.es

    Pin It on Pinterest

    Share This